Cómo sembrar en almácigos

Cómo sembrar semillas

Para plantar tus semillas, existen en el mercado propagadores de siembra, éstos son unas bandejas o macetas pequeñas compartimentadas de diferentes tamaños, elige la que mejor se adapte a las características y dimensiones de la semilla que vayas a sembrar. Si en cambio utilizas una maceta o cajón de madera, lo ideal es que su profundidad no supere los 15 o 20 cm.

El sustrato para semillas lo consigues en el mercado, también puedes prepararlo de las siguiente manera: 1/3 de tierra negra (en lo posible nueva), 1/3 de arena, y 1/3 de turba, resaca o abono natural, todo esto lo pasas por un tamiz para que quede bien homogéneo y el resultado será lo que utilices para sembrar en almácigos. Esto lo utilizaremos como regla general siempre y cuando las semillas a plantar no requieran otro tipo de sustrato; de todos modos utiliza siempre tierra nueva, en lo posible mejorada y refinada.

Si las semillas las recogiste de cosechas anteriores, simplemente verifica el buen estado de las mismas; en caso de adquirir tus semillas en el vivero, controla su fecha de vencimiento, verifica que sean de buena calidad y que hayan estado en buen estado de conservación, esto te asegurará el éxito en la siembra de tus futuros plantines; en este caso sigue las instrucciones del sobre contenedor, ya que cada tipo de semilla tiene sus propias necesidades de medio, temperatura y luz para poder germinar correctamente; Hay semillas que deben dejarse en remojo el día anterior, sobre todo cuando su corteza está extremadamente seca.

Estos son los pasos a seguir:

  1. Llenar la maceta o bandeja casi hasta el borde con sustrato para semillas bien tamizado, húmedo pero no en exceso.
  2. Presionar suavemente el sustrato y sembrar las semillas de a una con el dedo haciendo un agujero poco profundo; se pueden introducir una o dos semillas; en caso que germinen las dos, cuando crecen se separan.
  3. Agregar nuevamente el sustrato cubriendo apenas las semillas.
  4. Cuando nacen los plantines son muy delicados, debe darles la luz, pero no el sol directo, porque sus hojas y brotes podrían quemarse.
  5. Una vez que logren una altura considerable, es decir que hayan alcanzado unos 3 a 5 cm. de altura y/o hayan desarrollado 4 o 5 hojas, debes transplantarlos.
  6. Una vez transplantadas recuerda regarlas con mayor frecuencia.

El riego en almácigos puede realizarse mediante:

  • Pulverización: debe ser muy suave, con un rociador o vaporizador manual, de este modo no afectará la ubicación de las semillas en el sustrato; debe hacerse por la mañana temprano o por la tardecita al caer el sol.
  • Inmersión: consiste en colocar los almácigos en una fuente o fuentón y colocarle agua hasta apenas cubrir la base de los almácigos, de esta manera la tierra estará siempre humedecida y no correrás el riesgo de lavar el sustrato. Este agua deberá renovarse a diario.

La semilla debe germinar en un medio húmedo, es decir que hay que evitar que el sustrato se seque, pero que tampoco se empape o encharque. Algunas bandejas vienen con tapa cobertora para, de esta manera, crear un microclima ideal para la siembra; en este caso prácticamente no hace falta regar muy seguido, cuando notes que se haya condensado la humedad y la tapa esté empañada, debes dejarla levantada hasta que se seque para luego volver a taparla.

Dónde ubicar los almácigos:

Es importante cuidar nuestros almácigos de las temperaturas extremas, demasiado frío o calor en exceso podrían perjudicar a nuestros futuros plantines. Puedes cultivarlos tanto en interior como en exterior y ten en cuenta que, si tus almácigos están en el patio, terraza o balcón, deben estar al abrigo del viento y del sol directo; también tienes que cuidarlos de los pájaros, insectos y babosas; esto lo lograrás tapando la bandeja contenedora con un plástico o vidrio transparente a modo de tapa o cobertor y regulando la altura de éste, cuidando de no tocar las hojas o yemas.

El día previo al transplante no regar, para así poder retirar todo el cepellón de raíces, empujando del fondo de la bandeja hacia arriba con el dedo; si utilizas otro recipiente retirar muy suavemente con una palita.

Al transplantar, y si la ubicación futura de la planta será en exterior, tener en cuenta que haya pasado el peligro de heladas

Continúa leyendo en cómo transplantar una planta.

Nota: La profundidad del sustrato en estas pequeñas jardineras va a estar dada por la especie a plantar, salvo que en el envase contenedor de tus semillas se indique lo contrario, con una suave presión bastará para que germinen.

TIP: Puedes reemplazar la bandeja de almácigos por una huevera de plástico a la que previamente debes practicarle varios agujeros para el drenaje.

Artículos relacionados:

7 pensamientos en “Cómo sembrar en almácigos

  1. Pingback: Bambú de la suerte | El Jardin en Casa

  2. Pingback: Poda de aromáticas | El Jardin en Casa

  3. Pingback: Cómo elegir un buen vivero | El Jardin en Casa

  4. Pingback: Viveros y florerías online | El Jardin en Casa

  5. Pingback: Esparraguera | El Jardin en Casa

  6. Pingback: Vermicompost -II- | El Jardin en Casa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>