Diferentes tipos de sustratos – I

Cómo elegir el sustrato

El sustrato es el soporte radicular de nuestra planta y el encargado de brindarle el agua y los nutrientes necesarios para su crecimiento y desarrollo.

Cada especie vegetal tiene distintas necesidades con respecto al sustrato; muchas son las variables existentes para su elección, nosotros nos dedicaremos a los más comunes para nuestras plantas, a saber:

De acuerdo a la especie vegetal y el tipo de material a plantar, es decir que las semillas necesitarán de un determinado sustrato en base a tierra refinada, el sustrato de nuestra planta joven o adulta estará condicionado por la especie vegetal en sí, y el árbol, ornamental o frutal, también requerirá un sustrato en base a sus características.

Tipos de sustratos:

  1. Sustratos a base de tierra:  Se utilizan principalmente en árboles y arbustos frutales. Son suelos que conservan la humedad y nutrientes durante más tiempo. Son más pesados y densos que otros sustratos, esto mismo hace que se compacten y endurezcan con más facilidad. Es conveniente colocarles perlita o algún otro material que facilite su aireado y drenaje.
  2.  Sustratos sin tierra: también llamados “universales“, éstos suelen ser de turba o sus sustitutos. Son muy utilizados por su versatilidad y buen precio. Son ideales para plantas temporales, ya que sus nutrientes son algo limitados, sólo duran unos meses, luego habría que reemplazarlos o agregarles algún tipo de abono o fertilizante. Son ligeros y se secan más rápido que los que tienen turba, por eso hay que regarlos más a menudo.
  3.  Sustratos ericáceos: Son suelos ácidos o sin cal, es decir que las plantas con intolerancia a la cal únicamente crecerán en este tipo de suelo. Un ejemplo de ello son los arándanos, que requieren de este tipo de sustrato, si no están contenidos en este suelo, sufrirán de clorosis (hojas amarillentas).
  4. Sustratos a medida: Cultivar plantas en maceta nos permite preparar el suelo o sustrato que cada planta necesita. Así como utilizamos grava para el drenaje existen unos retentores de agua para poder potenciar la retención de humedad. La vermiculita y la perlita son rocas volcánicas que, al ser materiales ligeros y porosos, mejoran la oxigenación de la tierra. Además, el uso de estos materiales ayuda a que, utilizado en macetas de gran tamaño, éstas sean más livianas y, en consecuencia, más fáciles de transportar. Como valor agregado se consiguen fácilmente y se adaptan a cualquier tipo de sustrato.

El sustrato para semillas lo realizaremos en Cómo sembrar en almácigos.

El sustrato ideal no sólo está dado por el suelo o medio de cultivo, sino que varios factores son los que contribuyen a la vida óptima de tus plantas, como lo son, además de la especie vegetal en sí, el riego, el clima, ubicación del jardín, el abono y los cuidados que les brindaremos al transplantarlas.

Los elementos que se utilizan en la composición de sustratos pueden ser orgánicos e inorgánicos, entre los primeros se encuentran el compost o abono, pinocha, turba, resaca de río, lombricompost, entre otros; y entre los inorgánicos se encuentran la tierra, arena, perlita, vermiculita, arcilla expandida, poliestireno expandido.

También se utiliza fibra de coco como sustituto de la turba. No obstante esto, existe en el mercado diferentes tipos de sustratos listos para utilizar de acuerdo a las  características y necesidades de nuestras plantas.

Debemos estar informados acerca de cada uno de sus compuestos, los cuales veremos en el próximo artículo : “Diferentes tipos de sustratos – II -“

5 pensamientos en “Diferentes tipos de sustratos – I

  1. Pingback: Plantas aromáticas – I | El Jardin en Casa

  2. Pingback: Enfermedades y plagas del jardín -Cómo combatirlas- | El Jardin en Casa

  3. Pingback: Cómo elegir un buen vivero | El Jardin en Casa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *