Compostador

Qué es el compostador o compostera

Un compostador es un contenedor donde colocamos los residuos orgánicos para que, en el proceso de compostaje y al cabo de cierto tiempo, se descompongan y den por resultado composta casera.

Como hemos explicado con anterioridad , se puede hacer compost muy fácilmente en cualquier recipiente (ver cómo preparar abono casero). También existen en el mercado unos compostadores para obtener el mismo compost, la única diferencia es que éstos son recipientes hechos exclusivamente para tal fin. Se pueden adquirir en viveros, tiendas de jardinería, ferreterías, etc.

El propósito de preparar el compost casero es aprovechar los desechos del hogar para abonar las plantas. Siempre y cuando estos desechos sean provenientes del reino vegetal y no tengan restos de comida animal, no habrá olores desagradables.

Una de las premisas más importantes de tener el compostador en casa es que no estamos pendientes del tiempo y sus inclemencias; además, y como están tapados, mantendrán la humedad de los desechos sin necesidad de agregarles agua.

Recordar que como mínimo los desechos deben revolverse una vez por semana.

Tipos de compostadores

Básicamente existen dos tipos de compostadores, en función de la ubicación:

  1. Los que se pueden ubicar en el patio, balcón o terraza de casa: son higiénicos, poseen patas, rejillas de ventilación, tapa y conducto estilo chimenea para evacuar los gases que van liberando los desechos. Es decir que están creados para utilizar en casa, completamente higiénicos, compactos y de diferentes tamaños, de acuerdo a la cantidad de residuos que se generan en el hogar. También hay compostadores aptos para interiores, ubicables, por ejemplo en lavaderos.
  2. Son los que se utilizan directamente en la tierra o el jardín: son más rudimentarios, por lo general de tamaños considerables.

Tamaño y formas de los compostadores

El tamaño de estos compostadores difiere en cuanto a capacidad y volumen de residuos; es conveniente comenzar con algún compostador pequeño ó de poco volumen para ir agregando más si fuera necesario.

En cuanto a las formas los hay de diferentes diseños, siendo los más prácticos los cilíndricos, ya que los desechos se integran girando dicho tambor, sin necesidad de abrirlo y revolverlo de forma manual, como sucede con los demás compostadores.

Material de los compostadores

El compostador puede ser de diferentes materiales, siendo el más usado el de plástico, también los hay de madera y de metal. El de plástico es el más versátil, los de madera y de metal deben ser cuidados del sol, de la lluvia, intemperie y condiciones climáticas en general.

Los de plástico o metal poseen un sistema de aislamiento térmico, ya que los residuos al descomponerse aumentan la temperatura del compost en general, que llega a alcanzar los 70° C aproximadamente.

Dónde ubicar el compostador

Por lo general los compostadores están diseñados de tal modo para que los animalitos domésticos no pueden entrar; de todos modos, y como el compostaje no les resulta atractivo, no representa ninguna amenaza para nuestras mascotas. Tampoco pueden acceder ratas u otros animalitos.

En lo posible y si el espacio lo permite, ubicar el compostador alejado de las plantas; en caso de haber babosas, debemos evitar que ingresen al compostador, para esto dejar un pequeñísimo montículo de compost húmedo cerca del compostador para atraerlas; babosas y caracoles dejarán las plantas para ir a alimentarse de estos restos vegetales; descartarlo al día siguiente.

También pueden acercarse hormigas o moscas, pero difícilmente se queden allí ya que, al desintegrarse, los desechos no despiden olores desagradables y éstos pierden su interés.

En cualquiera de estas opciones se les puede agregar lombrices, ya que adelantarán el proceso de descomposición.