El árbol de Navidad

Arbol de Navidad: Abeto y pino: los más tradicionales

Se acercan las fiestas de Navidad y las tradiciones navideñas toman auge, como la de colocarle adornos navideños a nuestro árbol, entre ellos las luces de Navidad, bolillas y guirnaldas de colores; aquí van algunos consejos a la hora de elegir y luego decorar nuestro arbolito para que el decorado navideño no lo perjudique o lastime.

Por qué se usa el pino o abeto en Navidad

El abeto, como toda conífera, es un árbol perenne que usaban en la antiguedad para rendirle culto, ya que representaba la unión entre el cielo y la tierra. Su copa en forma de punta cónica bien erguida y sus raíces bien aferradas al suelo simbolizaban la unión entre el cielo y la tierra.

Para los primeros pueblos cristianos el pino, que también es un árbol perenne, simbolizaba el amor de Dios y la vida eterna, y lo adornaban con manzanas, que representaban el pecado original y las tentaciones, y con velas, representando la luz de Jesucristo como luz del mundo; a través del tiempo estos emblemas naturales se fueron sustituyendo por adornos y luces.

En los últimos tiempos, y antes de la utilización masiva de los árboles artificiales, han adquirido importancia otras coníferas como el Ciprés; ejemplares como la Thuja, suavemente aromática, ha sido y es utilizada aún en muchos hogares.

En la actualidad se ha popularizado el uso de árboles artificiales, son más económicos y no requieren mantenimiento; en contraposición a los árboles naturales, éstos, una vez pasadas las fiestas navideñas podremos seguir conservándolos en macetas en el jardín o terraza de nuestra casa, nos brindarán sombra, descanso para los pájaros, tendremos la satisfacción de verlo crecer día a día y también, una vez crecido, nos reparará del viento; todo esto sin mencionar el sosiego que nos otorga el estar en contacto con la naturaleza; estas fiestas son el momento ideal para colaborar con ella, cultivemos plantas y árboles naturales.

Muchas son las especies, en especial coníferas, utilizados para estas fiestas en todo el mundo, he aquí algunas de ellas:

  • Abies Alba, es el Abeto blanco o Abeto común
  • Abies Balsamea, conocido como Abeto balsámico o Abeto de Navidad
  • Abeto de Douglas
  • Abies Nordmanniana, llamado vulgarmente Abeto del Cáucaso
  • Abies Picea, también llamada Picea de Noruega o Picea común
  • Abies Procera, llamado comúnmente Abeto noble o Abeto azul
  • Araucaria Excelsa
  • Chamaecyparis Lawsoniana Elwoodii o Falso Ciprés de Lawson
  • Ciprés de Arizona
  • Ciprés de Leyland
  • Thuja, más conocida como Tuya

A la hora de elegir nuestro árbol de Navidad, tengamos en cuenta lo siguiente:

  • A la hora de comprar un árbol, y de igual manera que al elegir plantas y flores típicas navideñas, tratemos de conseguir uno natural, bien contenido en su maceta, sin importar qué clase de conífera es, lo importante es que haya sido cultivado para tal fin, y si es pequeño se adaptará mejor a las condiciones del lugar.
  • NUNCA cortemos árboles del campo.
  • Verifiquemos que realmente sea un árbol con raíces y no una rama o punta de rama como solemos ver en el vivero; a pesar de ser ésta una práctica bastante usual, no durará verde más de un par de meses y luego habrá que desecharlo; tenemos que mirar hacia el futuro, obtener un árbolFalso Ciprés de Lawson que persista a través del tiempo y no sea descartable. De esta forma estaremos disfrutando todo el año del arbolito y no solamente para unos días en diciembre. Nuestro planeta lo agradecerá !
  • Muchas veces nos encontramos en el vivero con especies que no son autóctonas, por lo general requieren mayores cuidados y tardan más en adaptarse que las especies del lugar.
  • Si lo vas a tener como planta de interior, lo ideal es que esté en un lugar bien ventilado, cerca de una ventana y con mucha luz natural, y no exponerlo cerca de la calefacción, ten en cuenta que son árboles que deberían estar a 0° C
  • Regarlo únicamente cuando la tierra de la maceta esté seca o, en su defecto, cada 3 o 4 días; así mismo, humedecer su follaje con vaporizador.
  • Recuerda siempre que toda planta artificial es tóxica y agrede a nuestro medio ambiente; por más que el fabricante nos diga que está hecho con materiales amigables, no dejará de ser un árbol no natural.

A la hora de decorar nuestro árbol:

  • Colocar las luces navideñas en puertas, ventanas, balcones, muros y jardines, que estén cerca de nuestro árbol pero no entre sus Ciprés de Leylandramas; de lo contrario éste sufrirá mucho y correrá el riesgo de secarse. También puedes colocar las luces en figuras decorativas de tu hogar como renos, Santa Claus, macetas e incluso enanos de jardín.
  • No cambiarlo de maceta ni mucho menos aún trasnsplantarlo hasta, al menos, un par de meses en que se familiarice con su entorno; de esta forma al tener su nueva ubicación no sufrirá tanto el desarraigo de su lugar original. Luego de este tiempo, y con el agregado de un buen sustrato, se adaptará más fácilmente.
  • Los colores navideños son, principalmente, el verde y el rojo; el verde simboliza la tierra y la fertilidad, y el rojo la salud y la buena fortuna. No atosigues a tu árbol con guirnaldas, cintas o bolas de colores. Colócalos en la casa, colgadas de las paredes, puertas, ventanas y también adornando las macetas en forma de grandes lazos.

La tradición navideña por excelencia es armar el arbolito de Navidad el 8 de diciembre, día de la Inmaculada Concepción de la Virgen, para luego desarmarlo el 6 de enero, día que llegan los Reyes Magos a traer obsequios para el niño Jesús.

Postales de Navidad: El mes de diciembre nos acerca la magia de la Navidad y con ella los mejores augurios de paz, amor y prosperidad; el árbol de Navidad es un ser vivo, no lo sobrecargues, decóralo sin que pierda su esencia y cumpla su cometido: sentarse todos juntos debajo de sus ramas abriendo regalitos y leyendo historias de Navidad.

2 pensamientos en “El árbol de Navidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *